Sections

Portada

Introducción - ¿Cómo buscar, editar o crear un artículo - Índice alfabético de artículos

Artículo destacado

editar
Vincente de Paúl

Vicente de Paúl (Pouy, Landas, abril de 1581? - París, 27 de septiembre de 1660).

De familia campesina modesta, es el tercero de seis hermanos. Estudia en Dax, Zaragoza y Toulouse donde termina sus estudios de Filosofía y Teología.

En 1600 es ordenado sacerdote.

En 1613 entra en la importante casa de los Señores de Gondi como preceptor de los niños y posteriormente director espiritual de la señora. Las condiciones de vida materiales y espirituales de la población campesina y del clero que la atiende y su propia evolución espiritual, llevan a Vicente a dedicar el resto de su vida a la evangelización y redención espiritual y material de los pobres y a la formación de los sacerdotes.

Funda las Cofradías de la Caridad, en 1617, la Congregación de la Misión, en 1625, y la Compañía de las Hijas de la Caridad, en 1633 con Luisa de Marillac.

En 1737 es canonizado por el papa Clemente XII y en 1885 el papa León XIII lo proclama Patrono universal de todas las obras de Caridad.

Leer más

Efemérides del 20 de agosto de 2019

actualizar día - ver otro día - editar

1617. En Châtillon-les-Dombes, de donde es párroco desde hace un mes, Vicente de Paúl lanza en la homilía una llamada en favor de una familia enferma de un pueblo vecino. Por la tarde acude a socorrerla una verdadera procesión de caridad. Vicente de Paúl aprovechará para crear la primera Cofradía de la Caridad.

1655. Conferencia de Vicente de Paúl a los misioneros paúles sobre el método que debe seguirse en las predicaciones. Es una conferencia muy extensa que, además, continúa los dos días siguientes. En ella Vicente desarrolla el metodito ("la petite méthode") y, para seguir el citado método, la divide en tres puntos: motivos para aficionarnos al método; en qué consiste el mismo; medios para adquirirlo. Tras explicar los motivos, el propio Vicente los resume con las siguientes palabras: "El primer motivo es su gran eficacia, ya que toca todos los recursos necesarios para convencer; lo cual no ocurre con los otros métodos, al menos tan eficazmente. El segundo, es que es la manera de predicar de Nuestro Señor, que siguieron los apóstoles. El tercero, que sus efectos son maravillosos; ha producido grandes frutos, según la experiencia que todos tenéis. Y finalmente, el peligro tan grande de condenarse en que se incurre actuando de otro modo y viniendo a aprovechar menos a los oyentes". Vicente dice que no sabe muy bien en qué consiste el método y que cree que todos los que le están escuchando lo conocen; destaca que el método hace que se hable con sencillez para poder ser entendido por cualquier auditorio y añade que el P. Antonio Portail lo explicará al día siguiente. En cuanto a los medios Vicente propone: rectitud de intención, buscando sólo la conversión de los oyentes y el aumento de la gloria de Dios; mucho cuidado con uno mismo, de manera que el ejemplo dado sea conforme con la predicación; aficionarse a este método; y pedirle a Dios muchas veces que nos lo dé. Preguntado sobre si se puede usar siempre el mismo método para toda clase de materias, Vicente contesta que como las misiones son cortas y para no aburrir a los oyentes pueden evitar que se descubra el método cambiando el orden de los puntos o proponiendo solo dos y añade que, como explicará el P. Portail, el método es diferente para tratar de la fiesta de un santo, o de un misterio, o de una parábola o de otra materia.

1656. Conferencia de Vicente de Paúl a las Hijas de la Caridad sobre la pobreza, en la que trata del artículo séptimo de las Reglas, que comienza: "Honrarán la pobreza de Nuestro Señor, contentándose con tener sus pequeñas necesidades con la sencillez ordinaria...". Vicente exclama ¡quién querrá ser rico después de que el Hijo de Dios quiso ser pobre! y añade que, si se considera el peligro para su salvación en que están los ricos, nadie tendrá ganas de poseer en su vida bienes y comodidades. Vicente se refiere a Ananías y Safira, que entregaron solo la mitad de su dinero a los apóstoles y murieron. Dice que las Hijas no deben tener nada propio, ni en casa, ni fuera, y que la hermana que tenga algo propio es una Safira y caerá sobre ella alguna desgracia. Para evitarlo hay que ponerlo todo en común. Explica que la regla de la pobreza afecta a todas las hermanas y no solo a las que han hecho los votos, pues así se les ha exigido y han prometido para entrar en la Compañía. Vicente explica que además de no tener nada propio, no podrán recibir nada de nadie sin el permiso de sus superiores. Respecto a las faltas que se cometen, explica que pueden ser de pensamiento (como desear que no nos falte de nada, ni en la comida, ni en el vestido, ni en el alojamiento, o tener excesivo afecto a alguna cosa), de palabra (como pedir lo que no está permitido, y aún peor, con prisas y exigencias, o quejarse a las hermanas o, lo que es peor, a las personas de fuera si no se le da) y de obra (comprarse unos zapatos de fantasía o una ropa más fina que la de la comunidad, recibir algo sin permiso de los superiores). Vicente destaca la gravedad de quedarse con alguna cosa, aunque sea cinco céntimos, de la comunidad o de los pobres. Dice que es hacer como Judas y que los superiores deben separar de la comunidad a quienes lo hagan.

1791. En Rochefort, el club revolucionario denominado "Sociedad de los Amigos de la Constitución", denuncia ante el Consejo Municipal a los paúles de la parroquia de San Luis. El equipo está formado por nueve sacerdotes y dos hermanos y está dirigido por Claudio Cosson, que es el párroco. Todos ellos se han negado a prestar el juramento exigido por la Constitución Civil del Clero y se han abstenido de participar en las fiestas religiosas originadas por acontecimientos políticos. Se decide destruir la iglesia, pero el ministro de la Marina reivindica la propiedad y transforma la iglesia en almacén y el campanario en torre de señales. Los Paúles, que con esta denuncia están prácticamente condenados a muerte, se ven obligados a irse o esconderse.

1850. En Piacenza, cuyo capítulo es hostil a los Sacerdotes de la Misión, el Colegio Alberoni es invadido por los soldados del duque de Parma. El superior y los profesores son arrestados y sometidos a un largo y minuciosos interrogatorio mientras la tropa registra el establecimiento en busca de cualquier objeto sospechoso, como las obras del abad Gioberti, cuya doctrina ha disgustado a los poderosos, algunos periódicos antiguos y copias de odas y sonetos sobre la independencia italiana atribuidas a los alumnos del Colegio.

Archivo de efemérides

Imagen destacada

editar

Carta de Vicente de Paúl al P. Get (1658)

Carta de Vicente de Paúl al P. Get, superior de Marsella. El manuscrito se conserva en la colección Talbot de la biblioteca de la Universidad de Georgetown.

Un documento muy similar es compilado por Pierre Coste con el nº 2687, a partir de una copia del archivo de la Misión sacada del original en casa del señor Hains, de Marsella. El texto de Coste es:

"De Paris, ce 18 d’octobre 1658.

Je prie M. Get, supérieur des prêtres de la Mission de Marseille, de s’employer en faveur de M. Jacques Gaultier, marchand de la même ville, vers M. le lieutenant de l’amirauté dudit Marseille en ce qu’il demandera de lui et généralement en tout ce qu’il désirera, en considération de la recommandation que m’en a faite un de mes amis.

Il prendra la peine aussi d’écrire, s’il lui plaît, à M. Le Vacher, de Tunis, de servir en ce qu’il pourra le sieur de Beaulieu, marchand, résidant audit Tunis.

Je suis cependant, en l’amour de N.-S.,

son très humble serviteur.

VINCENT DEPAUL,

i. p. d. l. M."

Que puede traducirse por:

"París, 18 octubre 1658

Ruego al P. Get, superior de los sacerdotes de la Misión de Marsella, que interceda en favor del señor Santiago Gaultier, comerciante de dicha ciudad, ante el Sr. lugarteniente general del almirantazgo de Marsella en lo que solicite de él y en general en todo lo que desee, en consideración a la recomendación que me ha hecho de él uno de mis amigos.

Se tomará la molestia, también, de escribir, por favor, al P. Le Vacher, de Túnez, para que atienda en lo que pueda al Sr. de Beaulieu, comerciante, con residencia en el citado Túnez.

Soy entretanto, en el amor de N.S.,

su muy humilde servidor,

VICENTE DEPAUL

indigno sacerdote de la Misión"

Archivo de imágenes destacadas